#YoConfio

La confianza es la energía fundamental para el sano desarrollo e integración de una persona. Integración personal y en la sociedad. Confiamos porque somos frágiles y dependemos de otros, de sus acciones, de su presencia, de su cuidado.

Pero la confianza lleva en sí la posibilidad de la traición, del abuso. Y tal vez la manifestación más feroz de esta traición es el abuso sexual infantil. En el 90% de los casos de abuso sexual infantil, el agresor conoce a su víctima y abusa de su confianza y la de su círculo cercano para agredirla.

Nosotros queremos prevenir y luchar contra el abuso sexual infantil. Pero no queremos dejar de confiar. Al contrario, queremos ver la confianza como plataforma de lucha por una sociedad más sana, una sociedad que se levante contra el abuso. Sabemos hoy en día llamar a confiar puede ser contracultural. Pero la desconfianza total es tan dañina como la ceguera de la confianza ciega. Por eso queremos fortalecer la confianza, no ciega, sino lúcida, comprometida, ética, respetuosa.

La confianza puede ser reconstruida desde la lucidez, para forjar una sociedad que no haga del abuso infantil un drama invisible, sino que luche contra él. Por eso llamamos a nuestra campaña: “yo confío”. Porque yo confío, y los que decidimos involucrarnos, confiamos. Nuestra confianza es compromiso irrestricto en contra del abuso sexual infantil. Queremos llegar a todos los rincones de nuestro país donde haya personas que puedan sufrir, estén sufriendo o hayan sufrido abuso sexual infantil. Queremos hacer de su dolor y vulnerabilidad el sentido de nuestra lucha, pero necesitamos de apoyo, socios y donaciones que aporten con recursos para llegar a más personas y brindarles apoyo. Y también queremos ayudar a prevenir, a crear un país que sea sensible ante el abuso y logre prevenirlo, detectarlo y detenerlo de manera oportuna. Yo confío en que podemos hacerlo. También, confío en ti.

Fundación para la Confianza