Prevenir el abuso sexual infantil en 6 pasos

¿Es posible reducir las posibilidades de ocurrencia de un abuso sexual infantil?
Sí, y eso implica un compromiso constante

La prevalencia del abuso sexual infantil, hace que se trate de un riesgo real para todos los niños, niñas y adolescentes. Lo peor que podemos hacer es negar el riesgos.

Al contrario, es importante asumir este riesgo y tomar acciones para disminuir las posibilidades de que ocurra este riesgo, sabiendo que es imposible eliminar todo el riesgo.

La prevalencia del abuso sexual infantil, hace que se trate de un riesgo real para todos los niños, niñas y adolescentes. Lo peor que podemos hacer es negar el riesgos.

Al contrario, es importante asumir este riesgo y tomar acciones para disminuir las posibilidades de que ocurra este riesgo, sabiendo que es imposible eliminar todo el riesgo.

Prevención en 6 pasos

1. Crea un contexto preventivo

El abuso sexual sólo se instala en contextos que lo permiten. Ya sea porque no lo ven, lo niegan, lo consideran algo natural. Y no se trata sólo de acciones, sino de contexto. Por eso, el primer paso es cuestionar el contexto, el ambiente, los valores que se manejan. Recomendamos crear contextos que:

  • Promuevan los derechos de la niñez
  • Promuevan el pensamiento crítico
  • No acepten ningún tipo de transgresión
  • Promueven la confianza lúcida
  • Cuestionan la confianza ciega
  • Exigen claridad en los roles de cada persona
  • No aceptan ambigüedad en las relaciones
  • Fomentan las relaciones cuidadosas

Al contrario, un contexto abusivo se da donde está prohibido hablar acerca del abuso, donde los derechos de los niños no son tomados en cuenta. Algunas características de un contexto abusivo:

  • Está más prohibido hablar del abuso que abusar
  • No existe información disponible
  • No hay redes donde pedir ayuda
  • Hay machismo o adultocentrismo instalado en todas las relaciones
  • Las personas se tratan mal, hay agresiones físicas, psicológicas o simbólicas
  • Hay miedo constante a hablar

¿Se puede transformar un contexto abusivo en uno protector?

Se puede. Es un desafío y para eso necesitarás ayuda. Lo primero es tener claro que un contexto protector es, básicamente, un contexto que respeta a todos lo que forman parte de un lugar y pone límites explícitos a cualquier vulneración, agresión o falta de respeto. Además, reconoce las diferencias como riqueza, no las anula si no que las potencia, haciéndose cargo de su cuidado y defensa. Desde ahí, acoge la fragilidad que surge desde la condición de dependencia del niño, niña o adolescente, con los desafíos que reviste su autonomía progresiva.

2. Infórmate

Conocer los hechos puede ser impresionante, pero ayuda a comprender las dinámicas y contextos abusivos que hay que combatir:

  • Cerca del 30% de los niños y niñas en el mundo serán víctimas de abuso sexual antes de cumplir los 18 años.
  • En Chile hay 15 mil denuncias por abuso sexual infantil al año.
  • 11% de las denuncias por abuso sexual infantil en Chile llegan a sentencie (Ministerio Público).
  • Por cada denuncia de abuso sexual, hay al menos 24 casos que permanecen en silencio.
  • Los más vulnerables al abuso sexual infantil son los menores de 10 años.
  • En promedio, las víctimas de abuso sexual infantil hablan recién a los 26 años.
  • En el 90% de los casos de abuso sexual infantil, el agresor conocía a la víctima y su familia.
  • La mayoría de los casos de abuso sexual infantil ocurre sin fuerza física, sólo con manipulación, engaño o amenaza.
  • En el 80% de los casos de personalidad múltiple o disociación hay historias de abuso sexual infantil (DSM-V).
  • Los agresores utilizan el silencio, la culpa, la vergüenza, las amenazas, la seducción maliciosa, para abusar y silenciar a sus víctimas. Si comprendes estas dinámicas, podrás tener más posibilidades de prevenir el abuso sexual.

3. Minimiza las posibilidades de ocurrencia

Si reduces las posibilidades en que un niño o niña estén expuestos a situaciones de de riesgo, entonces estarás previniendo el abuso sexual:

  • Más del 80% de los casos de abuso ocurren en situaciones en que los niños, niñas o adolescentes permanecen con algún adulto de manera totalmente aislada. Si eliminas o reduces las veces en las que niños y adultos están totalmente solos, entonces reducirás de manera muy importante los riesgos de abuso sexual. Piensa cuidadosamente en los momentos en que esto ocurre. Intenta asegurarte de que cuando un niño o niña esté con algún adulto, que sean varios los que estén presentes.
  • Supervisa el uso de internet de los niños, niñas y adolescentes. Que sus cuentas sean accesibles a ti.
  • Puedes respetar la intimidad de los niños poniendo límites a las situaciones de “secretos” con otros. No es lo mismo la intimidad que el secreto. Esto es algo que se puede conversar, la intimidad ayuda a crecer e integrarse, el secreto aisla. El secreto es apto para el abuso, la intimidad ayuda a la auto-confianza.
  • Atrévete a preguntar en el colegio o jardín infantil por los protocolos de prevención, detección y reacción ante casos de abuso sexual. Si no los tienen, puedes exigir que los elaboren. No significa desconfiar, sino confiar lúcidamente. Sugiere, en caso de ser necesario, que acudan a Fundación Para la Confianza para validar, mejorar o elaborar un protocolo de abuso sexual infantil.

4. Habla del tema

Los niños, niñas y adolescentes muchas veces guardan en secreto el sufrimiento por abuso sexual. Si hay costumbre de que se puede hablar, sin exagerar ni minimizar el tema, será más fácil que, en caso de sufrir alguna agresión, seducción maliciosa, manipulación, amenaza, pidan ayuda y puedas prevenir o detener la situación de riesgo.

La responsabilidad de prevenir el abuso sexual infantil es de los adultos. Sin embargo, se puede ir hablando con los niños y niñas acerca del abuso para ir desarrollando la confianza de acudir a un adulto para pedir ayuda. La conversación no tiene que provocarles culpa o responsabilidad, por el contrario debe ser un espacio de comunicación libre sobre lo que les ocurre o les ha ocurrido.

No hay que forzar a los niños a comprender situaciones que pueden ser incomprensibles incluso para los adultos, como el abuso sexual, pero sí que puedan tener la confianza de pedir ayuda en caso de duda. Eso es lo fundamental.

Es importante que los niños y niñas sepan nombrar las partes de su cuerpo, que reconozcan que hay partes privadas, cuáles son y cómo se llaman. Esto les ayudará a hacerse más conscientes de su corporalidad, intimidad y, en caso de riesgo, habrá más posibilidades de que pidan ayuda o rompan el silencio. Utiliza situaciones cotidianas para hablar acerca de la privacidad de las partes del cuerpo.

Enseña a los niños a no dar información personal en internet.

No amenaces a un niño o niña de algún castigo si llegase a ser víctima de abuso sexual. Es tan absurdo como castigar a una persona por tener un accidente. Puedes ayudar a prevenir, pero no castigar en caso de ocurrencia, puesto que esto lo único que logrará es que si un niño es víctima, no hablará, guardará el secreto y seguirá siendo víctima.

Habla con los adultos cercanos acerca del abuso sexual infantil. Atrévete a poner el tema y a realizar acciones de prevención. Si tienes dudas, acércate a nosotros.

5. Reconoce las señales del abuso

Estar atento a señales que puedan indicar que un niño, niña o adolescente está siendo víctima de abuso sexual es fundamental. Generalmente las personas que fueron víctimas durante su infancia hablan de la indiferencia pasiva o activa que tuvo su círculo cercano. Por miedo, por defender la tranquilidad, por incredulidad, complicidad u otras muchas razones de cómo se va instalando el silencio en la vida de una víctima.

Estar atento a las señales es fundamental. Aquí puedes encontrar una pequeña guía de señales de distinto tipo de señales.

  1. Indicadores Físicos de abuso sexual infantil:

Aunque con frecuencia los abusos sexuales no dejan lesiones físicas, es posible encontrar indicadores tales como:

  • Ropa interior rota, manchada o con sangre.
  • Lesiones, laceraciones, sangramiento o enrojecimiento en la vagina, el pene o el ano.
  • Desgarros recientes de himen.
  • Dificultad para sentarse o caminar.
  • Dolor al orinar.
  • Irritación en la zona vaginal o anal (dolores, magulladuras, picazón, hinchazón, hemorragias).
  • Flujo vaginal o del pene.
  • Infecciones genitales o del tracto urinario.
  • Enfermedades de transmisión sexual (gonorrea, sífilis, condilomas, chlamydia, trichomona, herpes tipo 1 y 2, virus del papiloma humano, VIH).
  • Embarazo.

2. Indicadores comportamentales relacionados con la sexualidad:

  • Conductas sexuales: sobreerotización, masturbación excesiva o compulsiva, interacción sexual con pares, agresiones sexuales a niños/as pequeños o vulnerables, comportamientos sexualizados o de seducción manifiesto hacia adultos, promiscuidad, vivencias de explotación sexual comercial.
  • Conocimientos sexuales raros, sofisticados o inusuales para su edad. Por ejemplo, cuando un niño/a manifiesta conocer situaciones sexuales, haciendo referencia a sensaciones (texturas, sabores, olores).
  • Relatos de abusos sexuales y/o de juegos con contenido sexual inusuales para su edad.

3. Indicadores comportamentales No Sexuales:

  • Desórdenes funcionales: alteraciones en el sueño (insomnio, pesadillas) o de la alimentación (obesidad, anorexia, bulimia).
  • Problemas emocionales: Depresión, ansiedad, retraimiento, falta de control emocional y fobias (a personas, lugares), crisis de pánico, sentimientos de inseguridad, terror (a la presencia de un adulto del sexo masculino) o a otras situaciones, cambios notorios en la personalidad y falta de confianza.
  • Problemas Conductuales: Agresión, ira, hostilidad, fugas del hogar o colegio, uso de alcohol y drogas, conductas de infracción de ley, conductas de autoagresión, intentos de suicidio. Conductas compulsivas de lavarse o ducharse.
  • Problemas en el desarrollo: Conductas regresivas (enuresis, encopresis, chuparse el dedo), retraso en el habla.
  • Problemas en el ámbito académico. Problemas de concentración, de aprendizaje o de rendimiento académico, dificultades en la integración con pares, ausentismo.
  • Aislamiento de pares y familiares.

IMPORTANTE: Recuerda que muchas veces cada uno de estos indicadores por separado no significa necesariamente que un niño, niña o adolescentes esté siendo víctima o haya sido víctima de abuso.

6. Reacciona de manera oportuna y apropiada

La mayoría de las personas que fueron víctimas de abuso sexual durante su infancia expresan que la falta de reacción, o la mala reacción de parte de su círculo cercano, les provocó tanto o más sufrimiento que el abuso mismo.

¿Cómo actuar?

Intenta buscar o elaborar un protocolo personal de cómo actuar, siguiendo estos pasos

  • Escucha con atención si está ocurriendo una develación de abuso, es decir, si te están relatando un hecho constitutivo de abuso sexual infantil (incluyendo tocaciones, violación, seducción maliciosa, exhibicionismo)
  • Reacciona de manera receptiva, empática y no sobre-reacciones.
  • No culpabilices, por ejemplo, diciendo “¡te dije que no dejaras que nadie te toque!”
  • No cuestiones las impresiones con interpretaciones: “Yo creo que estás equivocado/a y esta personas sólo quería mostrarse cariñoso/a”.
  • Registra de todo lo que escuchas. Pon atención, es fundamental que escuches atenta y cuidadosamente las palabras del niño(a), es importante ser responsable también de atender la afectividad de lo que sucede. Inmediatamente de cerrado el diálogo con el niño, escribe lo que escuchaste, primero el contenido (el relatado) y al final, sus impresiones.
  • No utilices preguntas inductivas (por ejemplo: fue tu tío X el que te tocó, verdad?). A veces los niños, confundidos ante una situación así buscan afirmar lo que un adulto pregunta, buscan responder correctamente, no decir exactamente lo que les ocurrió.
  • Pide ayuda: acude a alguna de las redes que encontrarás aquí [link] o escríbenos a orientacion@paralaconfianza.com

¿Cómo buscar ayuda?

El primer paso es informarte, luego buscar ayuda. Aprende de nuestros grupos de ayuda mutua y proceso de acompañamiento.

Seguir Aprendiendo

Contáctanos

Si necesitas ayuda o tienes dudas acerca de si hay o no abuso sexual en una determinada situación contáctanos por las siguientes vías:
 + 562 26735483
contacto@paralaconfianza.com

Visítanos

Ven a visitarnos! Siempre estamos disponibles para recibirte. Lunes a Viernes, de 09:00 a 18:00 en Pérez Valenzuela 1264, Providencia, Chile (Metro Manuel Montt)